Cuestionado hasta en sus silencios. o simplemente “Chiquito”, el exjugador que despertó elogios y críticas por su accionar dentro y fuera del campo, charló con EL BOCÓN, y repasó su etapa como futbolista, así como el lado oscuro de ese otro mundo al que le dio la llave el fútbol, el que pocos conocen y muchos satanizan. “Nunca conocieron al Juan Flores de casa. Hay veces mis hijos ven cosas feas y malas mías que hay en redes sociales, y eso me bajonea, pero yo les enseño que también hice cosas buenas”, confesó el bicampeón con Universitario en las temporadas 1999 y 2000, quien desea ser entrenador de fútbol. “Yo no tuve un entrenador de pequeño. Recién a los 15 años me dirigió Rafael Asca en Eseful. Comencé tarde, pero salí adelante pese a mis limitaciones”, se sinceró a sus 45 años. Y por supuesto, cuenta una imperdible con cuando estuvo cerca de llegar a .

LA NOCHE, LAS VEDETTES Y EL FÚTBOL

Te relacionaban mucho con la noche, las vedettes, el trago…

Y es que estuve con chicas del ambiente. ¿Para qué mentir? Decía: “esa chica me gusta, y estaba después conmigo”. Sin embargo, el fútbol era mi prioridad. ¿No podían vincular a un futbolista con una vedette? Acá había mucho morbo. Así que mejor a publicar todo en redes sociales, ya que los paparazis paran haciendo escándalo. A mí me catalogaban como el partícipe de todo. Recuerdo que, ante Japón, el técnico era Julio César Uribe en la selección, pero no jugué ese partido. Todos se fueron a una discoteca, yo me fui a otro lado, un bar, donde estaban unos amigos. Ahí les obsequié mi camiseta de la selección. Después veo en un programa de espectáculos que yo había sido protagonista de una salida de la selección, cuando no estuve con ellos. Hasta el emisario peruano que tenía dicho programa en Japón, terminó por confirmar que no estuve.

¿Qué opinas de los Deza, Gómez, Ascues…?

Yo cometí muchos errores, lo reconozco, pero el tiempo te hace madurar. Deza es un gran futbolista, pero estar con personas públicas le pasó factura. Debe saber con quién se mete. Ascues también es otro buen jugador, pero no puede estar exponiéndose. Una cosa es que la gente comente que toma licor, y otra que lo vean o especulen. A Gómez lo tuvimos en León de Huánuco, después en equipo grande se salió del libreto.

También tomabas tus cervecitas…

Sí, pero rendía en el campo. Sabía en qué momento lo hacía. Yo he visto jugadores que tomaban un vaso de wisky o fumaban un cigarrillo antes de un partido para relajarse. Ahora hay jugadores que son felices al sumar más “me gusta o likes” arriesgando su vida emocional, personal, deportiva. No oculten a sus parejas, háganlo público. Miren a Rodrigo Cuba, quien está casado con una amiga como es Melissa Paredes. Se le ve feliz, sin escándalo.

Colgaste los guantes en silencio…

Yo discutí con los directivos de Unión Comercio por mil dólares, el premio, salvamos al equipo, pero me quedé sin equipo. Jugué en Segunda, tres años muy regulares, hasta que me desgarré y paré. Hice la de Michael Jackson, retrocedí (risas). Pensé que iban a recordarme, pero nada. Solo hice un partido de despedida en mi barrio, Comas, con algunos amigos como “Cuto”, Rebosio, Valenzuela, mi familia estuvo feliz. Ahora, en pandemia, hay muchos futbolistas que la están pasando mal. Velásquez, Motta, que hace poco falleció. Acá hay una agremiación que saca cara por los futbolistas activos, pero los másteres. Se podría hacer fondos por algunos exfutbolistas necesitados, sin meterse plata al bolsillo. Con “Cuto”, Ferrari y Valenzuela estamos evaluando esa propuesta, está en proceso. Necesitamos publicidad para apoyar a los más necesitados.

LA VIDA DESPUÉS DEL ARCO

¿Hiciste de todo después del fútbol?

Soy mil oficios. Cuando me retiré del fútbol, me llamaron de la producción de El Gran Show de Gisela. Me ofrecieron buena cantidad de dinero semanal y firmé contrato. Me dediqué a bailar.

¿Mejor que el “Cuto” y el “Puma”?

(Risas). Lucho mete mucho afro, yo soy full salsa, un poco de cumbia.

¿Faltó dar el salto al exterior?

Los arqueros salían por rendimiento en la selección, era él %30 de partidos jugados. Yo quería lograr ese porcentaje, pero los partidos en Copa nos iban mal. En Cienciano me fue bien, ganamos a Boca Juniors, a Nacional de Uruguay, aunque ya estaba con 34 años. Además, no tuve un buen empresario. En la “U” pude irme al exterior, pero Alfredo Gonzales no me dejó. Había equipos de Europa, vinieron empresarios a verme, la rompí en el clásico ganado con gol de “Café” Mendoza. Igual no me soltaron.

FORSYTH Y LA POLÍTICA

Un colega del arco, George Forsyth, está luchando por seguir candidateando a la presidencia…

Conversé con el “Blanco”, llegar a él es más difícil (risas). Fue cuando trabajé en aduanas en La Victoria. La finalidad era que me brinde los permisos para el local. Me vestía con camisa y corbata, irreconocible, me faltaba solo la Biblia (risas). Ahora estaba en la Municipalidad de Carabayllo, en el área de Recursos Humanos. Espero mi reintegro al área del fútbol en menores.

¿No pensaste en incursionar en la política?

La política es sucia. Prefiero ser perfil bajo. No es mi rubro. Ojalá que el “Blanco” sea presidente del Perú y de visto bueno al proyecto con los exjugadores.

¿Y seguirás ligado al fútbol?

Cuando acabe la pandemia, estudiaré para entrenador. Veo y escucho tantas quejas de padres de familia por sus hijos, ahora todos piden plata. Acá hay argollas de técnicos extranjeros. Hay técnicos nacionales buenos como Javier Arce, Roberto Mosquera. ¿Por qué no dirige Julio César Uribe? Y es que hay técnicos que se regalan.

¿Qué técnico marcó tu carrera?

Franco Navarro. Me llevó a todos sus equipos. Es un entrenador que no depende de empresarios, como otros. No se casa con nadie. Ahora los equipos juegan con empresarios. Aparte de ser entrenador, es cazatalentos. Sabe trabajar a la psicología. A mí me hizo comportarme. Franco tuvo a Billy Rodas. Su mejor versión en León de Huánuco. Recuerdo que él le dijo: “Profesor, yo soy alcohólico”. Franco le respondió: “Juega y vienes los miércoles, pero en el campo te quiero ver nuevecito”. La rompió. Luego, “Cuto” y yo, le dijimos a Franco: “Profesor, nosotros también tomamos. ¿Cuándo venimos a entrenar?” (Risas).

ALIANZA Y LA BRONCA CON WALDIR

¿Qué sensación tras haberle anotarle un gol a Alianza?

Tomé el balón, se lo pedí al “Cabezón” Mendoza, y convertí de penal en arco de Libman. Quería vivir con el recuerdo que anoté un gol a Alianza, pero no para burlarme. Corrí a celebrarlo al lado de mis padres, quienes estaban en tribuna.

¿Estuviste cerca de fichar por Alianza Lima?

Yo llegué a Matute con mi empresario (Guillermo Cuéllar), recuerdo que Luis de Souza Ferreira me dijo: “Yo siempre he querido que juegues en Alianza. Acá está tu contrato, solo falta la firma”. Estaba encantado y le respondí: “En cinco fechas seré capitán de Alianza”. A él le gusto, pero no le cayó bien a varios. En ese tiempo estaban Waldir Sáenz, José Soto y Juan Jayo. No debí hablar eso (risas).

¿Los referentes impidieron tu incorporación?

No lo sé, pero yo llegaba a ser titular, luego a tener la cinta. Mi relación con ellos era normal, salvo con Waldir, quien me tildó de “muerto de hambre” en un Alianza ante Ciclista Lima, recién salía en el fútbol. No me gustó y lo busqué en camerinos. Le dije: “¿A quién le dices muerto de hambre? ¿Acaso tu naciste siendo millonario? Acá todos somos pobres, venimos de familias humildes”. Me agarraron todos. En la “U” esa palabra no existía.

¿Después te lo cruzaste?

Sí, en una discoteca. Esperé hasta las 3 de la mañana que vaya al baño, ahí lo agarré a cachetadas. Siempre cuando me ve, se arranca, donde estoy. Se portó malcriado conmigo. Cuando quise hablar con él, me respondió que “no me conocía”. Hace poco fui a una inauguración de una marca de zapatillas, y no me dio la mano.

Un choque de titanes fue con “Panchi” Pizarro

Una anécdota para toda la vida. Después, en el fútbol 7, me enteré de que José Soto mandó a Pizarro a buscarme la boquilla para que me expulsen. Pero todo bien con “Panchi”, conversamos el tema, resultó que nos conocíamos de pequeños de haber jugado en Comas.

¿Fue difícil moverlo?

Es fuerte. Un golpe tenía que caerle, así me pegue. Luego tuve que abrazarlo (risas). Pero todo quedó ahí. El campo de fútbol no es un ring de pelea, el fútbol es un deporte hermoso.

ARQUEROS Y ANÉCDOTAS

¿EL bIotipo de los arqueros peruanos son de poca estatura?

Sí, pero hay entrenamientos que te hacen crecer a través de vitaminas, nutrición. Yo medía 1.75 metros cuando empecé, pero después desarrollé demasiado. La talla es fundamental para un deportista, pero también hay bajos que responden en el arco. Ya en lo personal, después del fútbol, era difícil encontrar ropa y zapatos para mí.

¿Con él único que intercambiabas chimpunes y ropa era con “Cuto” Guadalupe?

(Risas). Sí, lo tenía cargoseando todos los días. Le decía: “Lucho, unas zapatillas”. Me respondía: “Otra vez, ya cánsate, pues”. (Risas). Después comenzó a darme Adidas, son de talla grande. Cada partido ganado, me daba un par, también que calzaba 47, je, je, je.

¿Con esa plancha saliste a cortar la jugada a Mauro Cantoro, en aquel Unión Comercio vs. Pacífico?

(Risas). Todo el mundo piensa que salí a lesionarlo, pero recogí la pierna, igual salió la patada. Él me anticipa con la cabeza. Después hablé con Cantoro, y me dijo: “La gente es mala leche”. Le pedí disculpas, y hasta le agarré la cabeza, todo estaba bien. Me iba a aguantar, pero era gol.

¿Qué arquero sigues en el fútbol peruano?

El portero de Ayacucho, Ángel Zamudio, lo venía siguiendo. Se hubiera quedado ahí para seguir consolidándose, pero lo que manda hoy en día son las monedas. Los directivos lo hubiesen retenido, ataja muy bien.

¿Y Pedro Gallese?

Lo sigo desde la San Martín, cuando era el cuarto arquero después de Butrón, “Papel” Flores y Farro. Después en los “Jotitas”, él era suplente de Eder Hermoza, míralo ahora. Eso sí, debió quedarse en México, ya que en MLS no es una liga muy competitiva, pero las monedas son las monedas.

¿Una anécdota?

Cuando concentrábamos con Universitario en el Hotel Ariosto. Estaba con “Cuto”, Roberto Farfán, el “Puma” y Pachito Guzmán, en el balcón, viendo pasar a varias chicas. Y en una pasa una zamba grandota, alta, y “Cuto”, me dice: “Juan, mira, ¿quién es? Está entrando al hotel”, le respondí: “Es mi hermana”, (risas). “Cuto” me pide disculpas hasta ahora, no sabía y se palteó.

¿Cuál fue el bloopers que más recuerdas?

Ante Sporting Cristal, el gol de Irven Ávila. No se comió mi amagué largo, y cuando quise agacharme demoré. No lo hice de canchero, quería darle el balón al central. Error garrafal.

¿Juliana Oxenford, a quién conociste, te comparó con Antonio Banderas?

(Risas). La conocí por una amiga periodista en común. Me comentaba que hablaba de mí, así que un día decidí ir al a set de la radio. Estaba sudando petróleo, me sentí mal, no sabía que decirle al ver esos ojos espectaculares. Me quedé mudo. Después me comentó que era hincha de la “U”.

¿Qué sensación tras enterarte del fallecimiento de Miguel Miranda?

A nosotros nos apoyaba bastante en la selección. Compartí con él en Estudiantes de Medicina, era un chiquillo en el fútbol. Mi hermano colgó una foto de él, ya que jugó en Sipesa, después veo en el Facebook que había fallecido. Se fue una gran persona, nunca se metía con nadie.

LEE TAMBIÉN

-

-

-

-

-

1 de 5
Juan 'Chiquito' Flores fue detenido (Foto: Leonardo Fernández/GEC)
Juan 'Chiquito' Flores fue detenido (Foto: Leonardo Fernández/GEC)

2 de 5
La Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Lima Norte abrió investigación penal contra el ex futbolista Juan “Chiquito” Flores. (Foto: Difusión)
La Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Lima Norte abrió investigación penal contra el ex futbolista Juan “Chiquito” Flores. (Foto: Difusión)

3 de 5
Dictan orden de captura contra Juan 'chiquito' Flores
Dictan orden de captura contra Juan 'chiquito' Flores

4 de 5
Juan 'Chiquito' Flores renunció a Unión Tarapoto por bailar en 'El Gran Show'
Juan 'Chiquito' Flores renunció a Unión Tarapoto por bailar en 'El Gran Show'

5 de 5
Juan 'chiquito' Flores renunció a su club para entrar a reality
Juan 'chiquito' Flores renunció a su club para entrar a reality