Lágrimas de cocodrilo. Un delincuente protagonizó un drama tras haber sido capturado luego de arrebatar un celular a un transeúnte del bolsillo de su pantalón en el Cercado de Lima. Este le lloró y le suplicó a su víctima que no lo denunciara. “Papá, por favor, no ponga la denuncia, ahí ta (celular)”, le repitió varias veces el ladrón a su víctima a fin de que no lo llevaran a la comisaría
Lágrimas de cocodrilo. Un delincuente protagonizó un drama tras haber sido capturado luego de arrebatar un celular a un transeúnte del bolsillo de su pantalón en el Cercado de Lima. Este le lloró y le suplicó a su víctima que no lo denunciara. “Papá, por favor, no ponga la denuncia, ahí ta (celular)”, le repitió varias veces el ladrón a su víctima a fin de que no lo llevaran a la comisaría

Lágrimas de cocodrilo. Un delincuente protagonizó un drama tras haber sido capturado luego de arrebatar un celular a un transeúnte del bolsillo de su pantalón en el . Este le lloró y le suplicó a su víctima que no lo denunciara. “Papá, por favor, no ponga la denuncia, ahí ta ()”, le repitió varias veces el ladrón a su víctima a fin de que no lo llevaran a la comisaría. El sujeto robaba celulares fingiendo ser vendedor de golosinas, se pega demasiado a sus víctimas y en ese momento sustrae los móviles.

Eran las 6:45 p.m. del viernes cuando José Alonso Torrejón Julcarima (25) se encontraba con su compañera de trabajo en la esquina de la avenida 9 de diciembre e Inca Garcilaso de La Vega. Ellos se dirigían al paradero. Un supuesto vendedor de golosinas se les acercó y les pidió que le colaboren.

Mientras el sujeto insistía se pegaba demasiado a Torrejón y al cabo de unos minutos se retiró. En ese momento, este último se dio cuenta que no tenía su celular, siguió al pseudo vendedor y lo atrapó. Le pidió que le entregara su celular pero él, cínicamente, le dijo no le había robado nada.

El agraviado se dirigió a un grupo de agentes del Escuadrón Verde que estaba en el Parque de la Exposición y le dijo del robo de su celular. Los efectivos intervinieron al sujeto que estaba a punto de escapar en un auto.

El vendedor se autolesionó golpeándose la cabeza contra una baranda de fierro y al tener a su frente al agraviado le volvió a decir que no le había robado. Los custodios empezaron a revisar al sospechoso y le encontraron oculto en su parte íntima el celular. La víctima reconoció su celular.

El ladrón aseguró a los custodios que el móvil se lo había encontrado en el piso. Al sentirse descubierto, empezó a llorar y a implorar a su víctima que no lo denunciara. El detenido fue identificado como José Alonso Pescoran Pajuelo (31) y quedó a disposición de la comisaría de Alfonso Ugarte.