El siniestro de gran magnitud redujo a cenizas un taller de ataúdes durante horas de la madrugada.
El siniestro de gran magnitud redujo a cenizas un taller de ataúdes durante horas de la madrugada.

Más de 50 miembros del cuerpo de bomberos consiguieron controlar un incendio de grandes proporciones ocurrido en un taller de ataúdes en el distrito de San Juan de Lurigancho. El siniestro causó daños en viviendas vecinas.

América Televisión informó que en el lugar había elementos inflamables, como pinturas, que habrían provocado que el incendio se saliera de control. El fuego se extendió por unos mil metros cuadrados. Al lugar llegaron 13 cisternas de Sedapal para poder controlar la emergencia.

Además, uno de los vecinos denunció que su vivienda resultó seriamente afectada. Señaló que hasta el momento el propietario del taller no se ha puesto en contacto con él para llegar a un acuerdo.

Las cámaras del referido medio dieron cuenta de que la vivienda, de material prefabricado, quedó inhabitable. El ciudadano refirió también que el taller no contaría con licencia de funcionamiento y que opera en condiciones precarias que hacen que no esté preparados para este tipo de emergencias.

“Solo pido que el vecino me reconozca. Si no lo quiere arreglar a buenas tendré que denunciar. Yo tenía acá mis cosas, en todo me han perjudicado”, sostuvo.