Luego de anunciar su divorcio con Orlando Fundichely, la nueva presentadora de “Todo por amor”, Karina Rivera, ha dejado en claro que solo mantiene una relación cordial con el padre de sus hijas.

En una reciente entrevista con el diario Trome, la exanimadora infantil confesó que luchó mucho por su matrimonio, pero finalmente ambos se dieron cuenta que no iba más.

“Intenté salvar mi matrimonio, bueno, lo intentamos. La luchamos, pero nos dimos cuenta de que no podíamos seguir así y que cada uno encuentre su felicidad como guste. La felicidad de él era estar en el extranjero, trabajar allá y la mía aquí, a lucharla con mis hijas”, señaló.

La nueva figura de Latina manifestó que no es íntima amiga de su expareja; sin embargo, mantienen comunicación cordial y constante por sus hijas.

“Es cordial. No somos íntimos amigos, porque eso sería bastante difícil, pero nos comunicamos porque tenemos hijas que sacar adelante. Quizá tengamos desacuerdos o ciertas cosas, pero lo manejamos por interno porque somos adultos”, agregó.

Karina Rivera fue enfática al señalar que prefiere no ahondar en los motivos que desencadenaron su separación con Orlando. “Considero que eso (el motivo de su separación) es un tema de pareja; por ende, se debe quedar en las cuatro paredes de la habitación o de la casa. No porque seamos famosos o conocidos debemos divulgar nuestras vidas. Nosotros ya estamos divorciados, ahora él tiene una nueva relación, le está yendo bien y estamos tranquilos”, dijo.

Por otro lado, la compañera en conducción de Nicola Porcella señaló que no le ha cerrado las puertas al amor y que le hace mucha ilusión volver a enamorarse.

“Sería lindo encontrar al amor de mi vida, estar de la mano y sonreír. No le he cerrado las puertas al amor. Soy romántica, creo mucho en el amor, no es que no me guste estar sola, también disfruto de mi soledad y de mis momentos con mis amigas, pero me gusta estar acompañada”, narró.