En estos bienes culturales muebles se identifican valores artísticos y estéticos en la técnica y decoración, donde predomina el estilo Neoclásico. (Foto: Mincul)
En estos bienes culturales muebles se identifican valores artísticos y estéticos en la técnica y decoración, donde predomina el estilo Neoclásico. (Foto: Mincul)

El Ministerio de Cultura, a través del Viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, resolvió declarar como bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación a 320 esculturas funerarias que se encuentran en el Cementerio Presbítero Matías Maestro.

En un , el sector destacó que estos 320 bienes culturales muebles reúnen un alto grado de valor, importancia y significado histórico, artístico y social. Además, son testimonio de las manifestaciones vinculadas a la historia, el arte, la idiosincrasia, las costumbres y los gustos que primaron en la sociedad limeña del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, asociados al primer camposanto que tuvo nuestro país.

La importancia histórica de las esculturas, los templetes y monumentos ubicados en el Presbítero Maestro, radica en su significado como testimonio del acontecimiento histórico surgido a raíz del auge fiscal durante la era del guano y el salitre peruano, en la segunda mitad del siglo XIX, lo que originó el surgimiento de una nueva clase social, y con ello, la necesidad y exigencia de representarse y perennizarse socialmente”, se lee en el pronunciamiento.

En estos bienes culturales muebles se identifican valores artísticos y estéticos en la técnica y decoración, donde predomina el estilo Neoclásico y los movimientos Romántico, Realista y Moderno o Art Nouveau, desarrollados durante el siglo XIX hasta el siglo XX.

También se reconocen motivos ornamentales simbólicos de la fe católica y de la antigüedad clásica, permitiendo el reconocimiento de la destreza de la técnica y manufactura, mayormente realizada en Italia y en menor número, en Francia; así como en talleres abiertos en Lima por escultores italianos y peruanos.

Su valor estético recae en el material empleado, principalmente mármol de Carrara-Italia, y en la originalidad de su estado de conservación”, agrega el comunicado.

Como parte de los eventos culturales y paseos nocturnos desarrollados en el camposanto, las esculturas, los templetes y monumentos, donde se comparten anécdotas y vivencias, toman un lugar preponderante en la formación de nuestra identidad cultural, permaneciendo en la memoria colectiva.