Advierten que de continuar la deforestación y tráfico ilícito de animales se podría desencadenar 1.200 nuevos virus en la Amazonía peruana. Foto: GEC
Advierten que de continuar la deforestación y tráfico ilícito de animales se podría desencadenar 1.200 nuevos virus en la Amazonía peruana. Foto: GEC

El abogado especializado en materia ambiental, César Ipenza, advirtió este jueves que la Amazonía peruana tiene la posibilidad de desarrollar 1.200 nuevos virus de continuar la desforestación y destrucción de su ecosistema.

En declaraciones a RPP, Ipenza recordó que días atrás la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un informe donde asocia el origen del coronavirus directamente a la zoonosis que deriva de animales silvestres y que, a raíz de esta mala relación se ha provocado una situación adversa como la que enfrentamos actualmente.

“En nuestro caso, en la Amazonía peruana, tenemos la posibilidad de (desarrollar) 1.200 nuevos virus de seguir con esta mala relación, esta deforestación, de la destrucción del ecosistema que es patrimonio de todos los peruanos, de todos nosotros”, sostuvo.

Amazonía peruana tiene posibilidad de desarrollar 1.200 nuevos virus por deforestación
Amazonía peruana tiene posibilidad de desarrollar 1.200 nuevos virus por deforestación

En ese sentido, indicó que actualmente tenemos un marco jurídico que prohíbe el comercio de la vida silvestre, sin embargo, manifestó que debería tener penas más estrictas. “El código penal señala entre tres a cinco años, pero todavía hay un paso pendiente que está actualmente en el Congreso de la República, que es incluir el tráfico de bienes silvestre dentro de los delitos de crimen organizado”, precisó.

Sostuvo que, de incluirse el tráfico de vida silvestre dentro de los delitos de crimen organizado, los operados de justicia ya no solo perseguirían e investigarían a las personas que comercian animales en un mercado.

“Por ejemplo, tengo autorización para poder comercializar alguna especie, pero que en la práctica estoy extrayendo animales de zonas no autorizadas o que tienen ciertos niveles de protección en nuestro país. Entonces eso podría llevar a penas más extremas, estamos hablando entre 8 a 15 años cuando se investiga bajo la lógica del crimen especializado”, aseveró.