Rafael Nadal continúa avanzando a paso firme en el Abierto de Australia.  (AP Photo/Hamish Blair)
Rafael Nadal continúa avanzando a paso firme en el Abierto de Australia. (AP Photo/Hamish Blair)

Rafael Nadal continúa avanzando a paso firme en el Abierto de Australia. En este oportunidad, el tenista español accedió a los cuartos de final tras vencer este domingo en un vibrante duelo (7-6 (14), 6-2 y 6-2) al francés Adrian Mannarino.

Tras su victoria, el deportista de 35 años calificó al primer set como “muy emotivo”. “Cualquier cosa podía pasar. Tuve un poco de suerte al final. Tuve mis oportunidades, pero él también tuvo muchas oportunidades”, declaró en rueda de prensa.

“Su pelota era muy difícil de controlar, muy rápida y plana y estoy muy feliz de haber sobrevivido a ese primer set”, añadió el tenista español que deberá enfrentar al canadiense Denis Shapovalov—que eliminó a Alexander Zvereven—la siguiente ronda del Australia Open.

Por su parte, Adrian Mannarino también resaltó las virtudes de Rafael Nadal. “Ha sacado muy bien. Su servicio es extremadamente peligroso. Es muy difícil jugar contra él (...) En los puntos importantes no ha tenido ningún problema. Esa es la diferencia entre los jugadores buenos y los mejores”, expresó.

“Seguro que hay cosas en las que debería haber tomado una decisión diferente. Cuando jugamos más pasivos nos decimos que deberíamos haber intentado alguna cosa y otras veces, cuando intentamos muchas cosas, nos decimos que deberíamos haber jugado más sólidos”, añadió en rueda de prensa.

Rafael Nadal se lamenta por su lesión crónica

Hace algunos días, Rafael Nadal se lamentó la enfermedad crónica y degenerativa, Müller-Weiss, la cual le impide estar en su mejor estado físico. Así lo expresó tras su triunfo ante Yannick Hanfmann.

“Con el escafoides (hueso del pie) partido por la mitad es difícil que la lesión esté olvidada. Esto es una verdad como un templo y no va a estar olvidada por el resto de mi vida”, explicó en rueda de prensa luego de su enfrentamiento.

El deportista de 35 años espera que su lesión no se le complique en el futuro y pueda seguir disputando más competencias. “Tengo un problema que no tiene solución ahí abajo. Otra cosa es que me pueda dejar competir con más o menos garantías y eso es lo que estamos intentando”, mencionó.

“Con lo que tengo no espero que las condiciones para el resto de mi carrera vayan a ser perfectas, pero sí que confío en que de manera continuada me deje desarrollar mi actividad profesional”, añadió.