Chile cayó en la final de Copa Confederaciones y desde aquí más de uno delató su felicidad en redes sociales. ¿Por qué?

Selección peruana: ¿por qué gozamos con la derrota de Chile?

Chile cayó en la final de Copa Confederaciones y desde aquí más de uno delató su felicidad en redes sociales. ¿Por qué?

Chile hizo un memorable esfuerzo por sobreponerse al error de Mauricio Díaz. Sin embargo, no pudo remontar la imponente presión de Alemania y debió contentarse con el segundo lugar en la Copa Confederaciones. La mejor generación de futbolistas de Chile, no pudo con el equipo alterno de Alemania. Tras el resultado, las redes sociales en nuestro país reventaron en favor del equipo de Low. Más que una alegría por el título germano, era un goce por el fracaso chileno. ¿Tiene algo que ver la selección peruana?

Uno ve jugar a Chile y siente, con pena, que la selección peruana está muy lejos de una realidad similar. Chile tiene una generación dorada de futbolistas que le ha llevado a ganar dos Copa América de manera consecutiva y hoy lo dejó en la final de la Copa Confederaciones. Primero con Bielsa, luego con Sampaoli y ahora con Pizzi, Chile fue reforzando una idea única de juego y pudo plasmarla gracias a la gran generación de jugadores que lideran Arturo Vidal, Alexis Sánchez y Claudio Bravo. Jugadores de élite mundial, capaces de generar esa potencia y calidad que una selección peruana muchas veces carece para pelear al máximo nivel.

La distancia que nos separa de Chile, quizá sea la razón por la que gran parte de los hinchas de la selección peruana se alegran de su derrota. Cuesta admitir que, por más ilusión que genere la actual selección de Gareca, estamos lejos de tener una generación con jugadores de élite mundial. Nuestro mejor representante es Paolo Guerrero, con 33 años.

Nos alegra la derrota, quizá, porque somos conscientes de lo mucho que nos falta para parecernos. La selección peruana está a un paso de ser eliminada de Rusia 2018, mientras que Chile pelea en el cuarto puesto. Paolo Guerrero está cerca del retiro, sin nadie que pueda reemplazarlo, mientras que la generación de los Vargas, Farfán, Pizarro ya se acaba. Obviamente, hay una cuestión cultural e histórica que nos enemista de Chile, pero nos centramos aquí en lo deportivo. 

LEE ADEMÁS

Comentarios