Flamengo y River Plate empezaron tímidos, demasiado fríos y con muchas imprecisiones.

River Plate y Flamengo igualaron en el inicio del Grupo 4 de la Copa Libertadores

Flamengo y River Plate empezaron tímidos, demasiado fríos y con muchas imprecisiones.

River Plate aparcó su profunda crisis y consiguió hoy un valioso empate a dos goles gracias a los uruguayos Rodrigo Mora y Camilo Mayada frente a un Flamengo que se fue arriba en dos ocasiones pero no supo administrar el resultado en el comienzo del Grupo 4 de la Copa Libertadores.

El partido se jugó a puerta cerrada en el estadio olímpico Nilton Santos, de Río de Janeiro y, tuvo un primer tiempo triste, como el panorama de las tribunas.

En un segundo tiempo loco, Henrique Dourado adelantó al 'Mengo', con un penalti a los 54 minutos pero Mora igualó un minuto después con un cabezazo. Everton desequilibró de nuevo a favor de los locales en el 66, pero en el 87 Mayada, que había ingresado poco antes, dejó todo en tablas.

Los brasileños siempre se mostraron conformistas mientras estuvieron por delante en el marcador, todo lo contrario que los argentinos, que nunca se dieron por muertos y neutralizaron todos los golpes del rival.

El silencio del estadio olímpico Nilton Santos tampoco ayudó. El encuentro se disputó a puerta cerrada como parte de la sanción al Flamengo por los incidentes que algunos de hinchas protagonizaron en la pasada final de la Copa Sudamericana.

Sin ambiente en las gradas, el conjunto carioca intentó jugar sin éxito con un Diego que buscaba la pelota en la parte baja, pero al que se le apagaban las ideas al llegar al frente del ataque, donde Henrique Dourado remaba en solitario.

El River Plate se mantuvo ordenado, sin demasiado ímpetu, pero el suficiente como para cortar el juego del rival. Enzo Pérez se encargó de destruir, mientras que el uruguayo Nicolás de la Cruz, que perdió un diente por culpa de un codazo de Jonas, intentaba llegar al área de Diego Alves.

Del argentino Lucas Pratto, que se convirtió en enero pasado en la contratación más cara de la historia del River Plate tras pagar al Sao Paulo cerca de 12 millones de dólares, no hubo ninguna noticia en el primer tiempo.

La posesión del Flamengo se volvió inútil y parsimoniosa, un ritmo que solo consiguió romper un tiro centrado de Dourado que atajó en dos tiempos Armani.

En el segundo tiempo, el partido cambió de manera radical. Primero despertó el Flamengo. Diego se hizo grande en el área de los argentinos y encontró el penalti tras una imprudencia de Ponzio.

Dourado, uno de los máximos goleadores de la pasada temporada, no desaprovechó y anotó desde la pena máxima. Sin tiempo casi para celebrarlo, al minuto los de Marcelo Gallardo igualaron gracias al tanto de cabeza de Mora.

Con los dos goles el partido se rompió por completo, los espacios empezaron a aparecer como setas. Y así apareció el gol de Everton, que se giró, disparó con la derecha y venció la resistencia de Franco Armani.

El conjunto porteño no bajó los brazos y neutralizó la ventaja por medio de Mayada, que marcó en medio de un intento de despeje de Arao y a pesar de que Diego Alves llega a tocar el esférico.

[Texto EFE] 

Comentarios