Por penales, el equipo liderado por Neymar se sube al podio para hacerse de la medalla de oro.

Brasil se quedó con el oro olímpico

Por penales, el equipo liderado por Neymar se sube al podio para hacerse de la medalla de oro.

Brasil acabó con el maleficio de los Juegos, se vengó de Alemania y evitó un Maracanazo versión olímpica merced a su mayor acierto en la tanda de penaltis, tras una final de Río 2016 en la que el brillo de Neymar no le bastó a la Canarinha para fulminar a los germanos ni en el tiempo reglamentario ni en la prórroga.

Adelantó Neymar al conjunto brasileño a los 27 minutos con un genial lanzamiento de falta pero los alemanes, como es propio de ellos, no se rindieron y equilibraron para sorpresa del Maracaná en el segundo periodo por medio de Maximilian Meyer. Los dos capitanes mandaron el partido a la tanda de penaltis.

Y ahí un influjo divino al que había recurrido en sus redes sociales el barcelonista alimentó el sueño de la Verdeamarela con la parada de Weverton, convocado a última hora por lesión de un compañero, a Nils Petersen, y el último lanzamiento de Neymar.

El atacante azulgrana atrajo todos los focos y cumplió con su condición de líder indiscutible de este enésimo proyecto olímpico brasileño que por fin encontró la recompensa en casa, en su templo, en aquel que fue 'asaltado' por Uruguay en la final del Mundial de 1950.

No pudo resarcirse Brasil hace dos años en la segunda ocasión en que la cita mundialista recaló en el país por obra y gracia de la goleada por 7-1 que le endosó la propia Alemania en Belo Horizonte. Y tuvo que ser este 2016, en los primeros Juegos en Sudamérica, cuando la Canarinha saldó cuentas con la historia y se llevó el primer oro olímpico de su historia.

PREVIA

Las selecciones de Brasil y Alemania no necesitan la dirección del estadio Maracaná ni un recordatorio para acudir con todo este sábado a una cita con la historia del fútbol en la final de Río 2016, con la gloria que ha reservado una medalla de oro olímpica y, quizá, con los fantasmas que vienen a Río de Janeiro por la derrota sufrida precisamente ante los alemanes por 1-7 hace dos años en el Mundial.

Estamos ante torneos diferentes (Juegos Olímpicos de Río 2016), selecciones y protagonistas diferentes en estadios distintos. No obstante, la posibilidad de obtener una victoria sobre un rival incómodo, en una final que puede dar a Brasil la primera medalla de oro de su historia en un torneo olímpico de fútbol masculino, atiza los bríos de un país y un grupo de jóvenes jugadores ambiciosos capitaneados por Neymar.

Luego de actuaciones algo flojas en primera fase, el astro brasileño Neymar ha recuperado su nivel y ha comandado a Brasil hasta esta final en Río 2016. Marcó un gol en el 2-0 ante Colombia y dos en el 6-0 sobre Honduras, además de jugar como él mismo sabe.

Pero al frente estará la conocida “Manschaft”, que sin tener estrellas de renombre saldrá a quitarle el único que le falta a Brasil en su propia casa a base de carácter, disciplina, juego en conjunto y sobre todo una gran cuota goleadora, pues Alemania ya suma 21 dianas gracias en parte a los doce que han firmado Serge Gnabry y Nils Petersen y los tres de Maximilian Meyer.

El encuentro será dirigido por el iraní Alireza Faghani y se jugará en el estadio Journalista Mario Filho (Maracaná) a las 15.30 h, tres horas y media después del partido por la medalla de bronce que afrontarán Honduras y Nigeria en el estadio Mineirao, también por Río 2016.

LEE ADEMÁS:

Comentarios