El planeta deporte está paralizado por culpa de una pandemia que tiene como lugar de inicio confirmado Wuhan en China, ubicada a 835 kilómetros de la ciudad de Cantón donde hace unos días empezó la construcción del que planea ser el estadio más grandes del mundo: la flor de loto del Guangzhou Evergrande de la Superliga de China.

Un ritmo de construcción frenético y poco sensible a la situación generada actualmente por la pandemia del COVID-19, que paraliza buena parte del mundo, provoca estragos en la economía y que ha obligado a suspender una gran mayoría de competiciones internacionales.

Pero con la mejora de la situación sanitaria en China, el vigente campeón, el Guangzhou Evergrande, inició la semana pasada la construcción de un nuevo estadio de un presupuesto de 12.000 millones de yuanes (1.600 millones de euros).

Con una capacidad de 100.000 espectadores, este futuro recinto en forma de flor de loto se convertirá, cuando acaben las obras a finales de 2022, en el estadio futbolístico más grandes del mundo, superando al Camp Nou de Barcelona.

El promotor inmobiliario Evergrande, fundado por uno de los hombres más ricos de China, indicó también su voluntad de construir otros dos estadios de 80.000 plazas.

Coronavirus: No se reanudaran las actividades deportivas en China

De esta manera, el país debería disponer de al menos 12 nuevos estadios de fútbol en un plazo de dos años, según las cuentas del diario oficial Southern Metropolis Daily, que vaticinó “una nueva era” para el balompié chino.

La mayoría de estos recintos se utilizarán para la Copa del Mundo de Clubes de 2021 y la Copa de Asia de Naciones de 2023... aunque la verdadera ambición del presidente chino Xi Jinping es organizar competiciones mucho más prestigiosas. Y está claro que el objetivo final es ser organizador de una Copa del Mundo de la FIFA.

“Creo que la voluntad de China de presentar la candidatura a la Copa del Mundo está clara”, asegura Ji Yuyang, periodista del Oriental Sports Daily, para quien la duda no está en si el país asiático se presentará o no a un proceso de atribución de sede mundialista, sino cuándo.

El futuro nuevo estadio del Guangzhou Evergrande ha acaparado titulares de la prensa internacional por su inmensa capacidad y por su arquitectura poco ortodoxa.

Además, el anuncio de su construcción sorprende por cuanto el mundo del deporte se encuentra prácticamente paralizado y las economía de numerosos países, incluida China, sufren como consecuencia del COVID-19.

Uno ya se construye y habrán otros más

Pero el de la ciudad de Cantón no será el único que planea construir la empresa chino. En Shanghái, que aspira a organizar unos Juegos Olímpicos, se construirá también otro estadio para 33.000 espectadores (para 2021) para el otro gran club de la ciudad, el SIPG.

Según Ji Yuyang, el grupo Evergrande pagará probablemente de su bolsillo la construcción de los tres nuevos estadios, pero en general el resto de recintos se sufragan con un cofinanciamiento público-privado.

Fuente: AFP

VIDEO RECOMENDADO

Qatar 2022: Construcción de estadios para el Mundial continúa pese a la pandemia por COVID-19 (AFP)

NO DEJES DE VER