Alianza Lima: Cinco claves de la derrota ante Palmeiras / Foto: twitter

Alianza Lima: Cinco claves de la derrota ante Palmeiras

Blanquiazules recibieron goles en momentos claves del encuentro por Copa Libertadores

Se medían dos escuelas diferentes. Era un partido de Copa Libertadores y la diferencia iba a ser notoria en la cancha, a pesar de que estarían frente a frente uno de los mejores equipos del balompié brasileño ante el último campeón nacional de Perú, Alianza Lima.

Los brasileños, con mucho vértigo, toque, fútbol vistoso y desequilibrante, aprovecharon el juego por las bandas para romper la última línea de Alianza Lima, que aún no demuestran un estilo de juego definido ni en el torneo local y menos en el plano internacional, donde solo han ganado un punto como locales al empatar 0-0 con Boca Juniors.

Dominio total

Era lógico que al final del partido las estadísticas arrojen que los paulistas hayan tenido un 68 por ciento de posesión del balón contra los 32 de los íntimos. Parecía que les quemaba el balón, porque cada vez que lo recuperaban, mandaron un pelotazo.

Son unos aviones

La velocidad fue uno de los factores que marcó el desequilibrio entre ambos equipos; ya que mientras los futbolistas de Palmeiras corrían como un bólido de la Fórmula 1, los blanquiazules lo hacían a ritmo de una carreta en la avenida Aviación.

Aliento de torcida

Sin duda que el gran apoyo que mostró la hinchada del Verdao en el Allianz Parque de Sao Paulo fue importante para la victoria de los brasileños, porque fue el jugador número doce del entrenador Roger Machado Marques motivando a sus pupilos.

Tridente fue mortal

Palmeiras contó con tres jugadores muy importantes en su mediocampo. Uno fue Dudu, que fue una pared en la primera línea; luego Felipe Melo que le complicó la vida a la gente blanquiazul; y Lucas Lima también estuvo imparable.

Pagan derecho de piso

Para algunos jugadores de Alianza Lima, el cotejo internacional ante Palmeiras por Copa Libertadores le quedó un poco grande; quizá sintieron la presión de la torcida local, salvo algunas excepciones como Araujo y Cruzado, pero no bastó.

Comentarios