La selección peruana define esta fecha ante Venezuela y Uruguay si continúa con vida rumbo a Rusia 2018.

Tres historias que nos alejan de un futuro mejor

La selección peruana define esta fecha ante Venezuela y Uruguay si continúa con vida rumbo a Rusia 2018.

Antes de todo, partamos un criterio fundamental: el seleccionador, como tal, tiene la facultad de convocar a quienes crea conveniente, según su criterio y valoración por tanto subjetiva. Estar de acuerdo o no, se asume como una posición distinta, más no se desaprueba el accionar del entrenador. Dicho esto, ponemos a disposición una teoría sencilla que advierte que es necesario evaluar si se está o no desaprovechando en la selección peruana a jugadores con proyección presumible en un presente donde uno de los principales problemas es, precisamente, la falta de recurso humano.

La clasificación de la selección peruana al Mundial de Rusia 2018 pende de un hilo muy fino. La selección peruana se ubica octava con 14 unidades, a cinco del quinto lugar que da pie al repechaje y que ahora lo ocupa la selección de Argentina. El tercer lugar lo tiene Ecuador con 20 unidades, el mismo puntaje que Chile, que se ubica cuarto.

Pues bien, la actual selección peruana de Ricardo Gareca ha entrado en demasiadas contradicciones a la hora de definir los requisitos para que un jugador sea convocable a la selección peruana. Aunque la premisa fue siempre llamar a los que están mejor, el argentino incumplió esta regla al llamar en repetidas ocasiones a jugadores que no estaban en su mejor momento. Tal es el caso de Carlos Ascues, Jefferson Farfán o André Carrillo. Entendemos, valoró la importancia de esas figuras dentro de su idea de juego. De su gusto futbolístico, pero no entendemos por qué no era claro en su discurso y admitía que las convocatorias únicamente se definían por su gusto subjetivo.

Hoy, Ricardo Gareca apuesta en la selección peruana por jugadores cuya vida útil en el equipo es de pocos años. Tal es el caso de un defensa con Alberto Rodríguez. En ese detalle puntual, el defensa tiene dos problemas: su edad (32 años) y su inclinación constante por las lesiones. Ahí surgen dos nombres que podrían, por lo menos, ser tomados en cuenta como variables: Jean Pierre Rhyner y Alexander Callens. El primero con 20 años y el segundo con 24 años. Ambos jugando en el exterior, ambos medibles como apuestas a futuro, ambos con una proyección por encima de los actuales centrales del medio local. ¿O alguien cree que Luis Abram es el mejor y único prospecto pensando a futuro?

Lo de Jean Pierre Rhyner es llamativo. Juega de central y también de contención, tiene buen juego aéreo y en el aspecto físico esta por encima del promedio local. Suma,a demás, su deseo de jugar por la selección peruana pese a que también ha sido llamado por la selección de Suiza debido a su doble nacionalidad. Su existencia debería surgir, por lo menos, como una incógnita, como una curiosidad ha comprobar. Sin embargo, por lo que se conoce, Ricardo Gareca no ha establecido contacto con el joven futbolista en sus giras por Europa. 

Otro jugador interesante, con 24 años, es Alexander Callens. El defensa juega en el New York City de la MLS, un torneo mucho más competitivo que el torneo local y seguramente más competitivo que el Granada B, donde juega Sergio Peña, una de las novedades en la reciente convocatoria de la selección peruana. Comparte equipo con Andrea Pirlo y David Villa, jugadores de los que seguramente aprende algo en los entrenamientos y en el dí a día. Sin embargo, su nombre no aparece en las convocatorias. Jugar en una liga mayor a la local, su juventud y su proyección, parece que no son variantes que generen intriga al técnico de la selección peruana.

El tercer jugador que parece desaprovecharse es Cristian Benavente. El mediocampista pasa por un gran moemtno en el Sporting Charleroi, donde ha logrado establecerse e incluso ha ganado elogios este 2017, tanto así que fue elegido el jugador del mes de febrero. Su juventud, su proyección y la ausencia de variantes de este tipo en el plano local deberían convertirlo en, por lo menos, un suplente que podría ser trabajado. Sin embargo, Ricardo Gareca ha preferido a jugadores veteranos como Carlos Lobatón en otras ocasiones y hoy no aparece en la lista de la selección peruana. Su posición, de enganche, no rima con el gusto táctico de Gareca, que cuando lo tuvo en cuenta, lo envió al paredón de fusilamiento como extremo por derecha, posición que el jugador no siente y que terminó por desacreditarlo en la selección peruana.

Claro, finalmente es el criterio de Ricardo Gareca el que predomina en la selección peruana. Pero es difícil no advertir que podemos estar dejando pasar tres jugadores con una interesante proyección en este proceso. Finalmente, más allá de si el argentino fracasa o no en estas Eliminatorias, tanto Alexander Callens, Jean Pierre Rhyner y Cristian Benavente pasarán a ser tres posibilidades perdidas para el futuro.

LEE ADEMÁS

Comentarios