La novedad en la selección peruana se llama Sergio Peña, jugador del Granada B de la Tercera División de España.

Selección peruana: cuando jugar en la Tercera División también alcanza

La novedad en la selección peruana se llama Sergio Peña, jugador del Granada B de la Tercera División de España.

Sergio Peña es una de las grandes sorpresas en la reciente convocatoria de la selección peruana. La apuesta de Ricardo Gareca va por un jugador polifuncional de 21 años, consolidado en el Granada B de la Segunda B de España, o mejor dicho: la tercera División del fútbol español. La apuesta suena arriesgada y contradictoria si tomamos en cuenta el discurso del técnico argentino, quien en propias palabras emitió su sentencia sobre lo que piensa en cuanto a las variables que determina la decisión en sus convocatorias: "Alexander CallensCristian Benavente son jugadores de buen nivel pero la tercera categoría no es alta competencia. Considero más importante la primera división de la liga peruana que una segunda o tercera del fútbol europeo". Así declaró Ricardo Gareca un 26 de mayo del 2015. 

La contradicción volvió a alcanzar plenitud hoy con la convocatoria de Sergio Peña a la selección peruana. Sergio Peña tiene 21 años y puede afirmarse que es un jugador consolidado en el Granada B, equipo de la Tercera División de España. Se ha consolidado en un equipo que la pasa muy mal en la Tercera División, donde no gana hace cinco partidos y cuyos últimos cuatro encuentros han terminado en empate. Se ha consolidado en un equipo que se encuentra décimo en la Tercera División de España. Ahora, el contexto del equipo puede ayudar a valorar el rendimiento de un jugador. Pero, si partimos de la premisa de Ricardo Gareca, que aseguró que la primera división peruana es más competitiva que la Segunda o Tercera de España, advertimos un serio problema. O cambió de discurso o es tan sofisticado su discurso y no logramos entenderlo.

Aquí no criticamos la elección de Sergio Peña para una convocatoria a la selección peruana. Advertimos sí, que Ricardo Gareca usa, desde su llegada a la selección peruana, un discurso confuso. No es delito cambiar de idea a medio camino, pero sí es un problema no darle claridad en lo público.

LEE ADEMÁS

Comentarios