Henry Vaca se emocionó y fue expulsado por meterle una patada a Callens. (Agencias)
Henry Vaca se emocionó y fue expulsado por meterle una patada a Callens. (Agencias)

La debía ganar en La Paz, pero apenas sacó una derrota que vuelve a complicar las aspiraciones de los conducidos por en las . Lo dijo el comentarista de la TV y lo vimos todos: esta bicolor cayó ante una de las Bolivias más discretas que nos ha tocado enfrentar, pese a que tuvimos buenos momentos de buen juego. Cómo lidiamos contra eso.

Henry Vaca, el alguna vez fichaje estelar de Universitario de Deportes, entró en el segundo tiempo y luego de hacer algunas piruetas y poner en aprietos un par de veces a la defensa bicolor, se fue expulsado. Hasta ahí el primer tiempo había sido más de Bolivia con intentos mediocres de larga distancia y jugadas limitadas de peligro de gol. Igual lo sufrió Perú, que también tuvo algunas o por lo menos tuvo mejor puntería porque sus ataques si fueron con dirección al arco. Gallese estuvo seguro, pero Lampe fue exigido algo más.

Parecía, pero no fue

Ya en el segundo tiempo, Perú tuvo algo más de dominio y por momentos se hizo claro en el dominio del balón con el toque corto y la pared. Antes había tenido una muy buena opción de Gabriel Costa, pero siempre costó encontrar a Gianluca Lapadula, quien naufragó solitario en ataque bien anulado por la defensa rival y la falta de aire. El titán que luchaba con todos nunca se encontró y eso impidió que Perú encuentre opciones claras de gol en base a sus capacidades. Felizmente, hubo alternativas. Alguna con Yotún, otra más con Cueva y una con Canchita.

Y cuando Henry Vaca vio la roja parecía que esos 15 minutos restantes forjarían una victoria. Y lo hicieron, pero no fue la nuestra. Bolivia, envalentonado quizá por la urgencia de la proeza, encontró una deficiencia en Crhistian Cueva, quien perdió la pelota en salida quizá por el cansancio, quizá por el exceso de confianza y como Paolo Guerrero ante Francia en el Mundial de Rusia 2018, propició un ataque letal del enemigo que terminó en gol en contra.

Vaca nos da la estocada

El gol fue de otro Vaca. De Ramiro Vaca, quien había ingresado a los 81 minutos y en su primera pelota que tocó, sacó el zapatazo para el 1-0 impensado que luego ante la prensa lo celebraría con euforia por ser su primera anotación con su selección en Eliminatorias.

Así, aunque hicimos la tarea en altura, aunque aguantamos el primer tiempo con el arco en cero como dice el manual, aunque tuvimos opciones de gol que nos sobresaltaron, aunque tuvimos buenos rendimientos como los de Callens, aunque nos emocionó el ingreso de Ormeño, aunque sentimentalmente nos sentimos merecedores de aunque sea un empate; aún con todo eso: duele decir que en la síntesis, retrocedimos una década para sentenciar que jugamos como nunca y perdimos como siempre (de visita ante Bolivia).

Y lo más angustiante: se viene Argentina, allá. Y es este jueves.


LEE ADEMÁS