​Paolo Guerrero y las habilidades que lo vuelven goleador de talla mundial / Foto: twitter

​Paolo Guerrero y las habilidades que lo vuelven goleador de talla mundial

A Paolo Guerrero no le ha pesado la responsabilidad de ser el líder de la selección peruana

Desde que Paolo Guerrero salía como mascota de su tío José González Ganoza en los partidos de Alianza Lima, allá a fines de los años 80, se le veía una pinta de crack de la selección peruana no solo por su parada, sino porque le pegaba bien a la pelota. Con el paso de los años, ese pequeño niño fue rompiendo redes no solo en los torneos de menores en el Perú, sino que al toque fue captado por empresarios extranjeros que se lo llevaron a Europa para que se haga un nombre en Alemania. Luego pasó a Brasil, donde viene triunfando con sus goles, esos goles que también hacen delirar al hincha peruano cada vez que se pone la bicolor.

Paolo Guerrero asumió la posición de líder y no le pesó

Dedicación y perseverancia

Desde muy pequeño Paolo Guerrero mostró su profesionalismo muy bien guiado por doña Peta, su madre, quien ha sido la verdadera formadora de la disciplina del actual capitán de la bicolor. Mientras otros chicos solo se dedicaban a jugar, él alternaba muy bien los estudios en el colegio Reyes Rojos con el deporte que más le apasiona: el fútbol.

No descuidaba sus clases. Mientras otros chicos de su edad estaban de fiesta en fiesta o juntándose con malas juntas, él estaba concentrado para jugar el partido del fin de semana.

- Perú vs. Nueva Zelanda: fecha, hora y canal del repechaje

Goleador nato

Desde que debutó en los equipos de menores de Alianza Lima, Guerrero supo demostrar sus dotes goleadoras a tal punto de sumar junto a Jefferson Farfán cerca de cien goles por campeonatos.

Guerrero mostró un buen biotipo, una gran técnica y, sobre todo, olfato de gol, esa bendita palabra que hace que los atacantes sean los futbolistas mejores pagados en los clubes nacionales y, aún mejor, en el extranjero. Precisamente, esas condiciones innatas para el gol hicieron que se fuera pronto del Perú.

Nunca baja los brazos

En cada partido, Paolo Guerrero deja el alma, corazón y vida por los colores que defiende, ya sea por su actual club, Flamengo de Brasil, o cuando se enfunda la Blanquirroja de la selección.

A él nadie le puede criticar que no ponga eso que ponen la gallinas, ni que le falta actitud; al contrario, es él quien más se mata en la cancha para que su equipo se quede con los tres puntos y si es con sus goles mucho mejor, porque eso lo mantiene en vigencia. Si su equipo gana, él está feliz, si anota también. La victoria es su pasión.

Mejoró su carácter

Si bien es cierto que a Paolo Guerrero no le gusta perder ni en las pichangas del barrio con los amigos, él ha tenido que aceptar ayuda profesional para calmar su mal carácter, el cual fue muy criticado cuando a la selección le iba mal y él era sancionado con alguna tarjeta que le impedía jugar en la siguiente fecha por la bicolor.

Ahora, con el comando técnico de Ricardo Gareca, Paolo ha mejorado esa parte mental y ha hecho que el ‘Tigre’ apueste por él como el capitán de la selección peruana en los cotejos de las Eliminatorias.

Sueña con ir al Mundial

Paolo Guerrero sabe que quizá esta sea la última chance que tiene de ayudar a la selección peruana para que clasifique a un Mundial. A sus 33 años, es muy difícil que el ‘Depredador’ tenga las mismas fuerzas para llegar en óptimas condiciones a la próxima Eliminatoria para el Mundial de Qatar 2022, y por eso quiere sacarse el alma en estos partidos del repechaje ante Nueva Zelanda, porque quiere que su sueño de jugar en un Mundial se haga realidad en Rusia el próximo año. Ojalá que los sueños del ‘Depredador’ se concreten.

Comentarios