Además, Troglio manifestó que el equipo crema seguirá peleando.

Universitario de Deportes: Pedro Troglio agradeció el abrazo de sus jugadores

Además, Troglio manifestó que el equipo crema seguirá peleando.

Ante todo pronóstico, Pedro Troglio dirigió el duelo entre Universitario de Deportes y UTC. Lo hizo con su look acostumbrado, gorra negra y buzo deportivo del club crema, pero había algo que no cuadraba. Y es que estaba en el Monumental, pero parecía ausente. Su alma y amor se encontraban aún fuera de su cuerpo. Como si la vida, a veces incongruente, le hubiera quitado una parte de él con la muerte de su exesposa. 

Sin embargo, los tres goles de su equipo (Corzo, Gómez y Schuler) fueron, uno tras otro, un abrazo eterno, que lo hizo olvidar por un instante de ese fatídico episodio. Además, los tres puntos lo devolvieron en sí, pues Universitario de Deportes regresa a la pelea por el título del Clausura, aunque sin depender de sí mismo.

Al final del duelo, el ‘Rulo’ aseguró que seguirán peleando hasta el final, pese a que tendrán que esperar una caída de Alianza Lima y Real Garcilaso. “Vamos a esperar hasta el último, no bajaremos los brazos mientras hayan chances. Espero que Garcilaso y Alianza pierdan para así poder llegar al primer lugar”, comentó el estratega merengue.

En otro momento, recordó todas las trabas que le pusieron al equipo con la resta de puntos, al que calificó como un ‘sicosocial’. “Este año nos pusieron muchas trabas, nos asustaron con los dos puntos. Fue un daño psicosocial, porque tal vez si le ganábamos a Ayacucho, nos lo quitaban”, agregó.

Un agradecido

En cada gol de su equipo, Pedro Troglio recibió el afecto y cariño de sus pupilos con un abrazo reconfortante por la situación que atravesó a mitad de semana. Por eso, agradeció esos gestos que significaron mucho para él.

“Fue gratificante que los muchachos hayan venido a abrazarme. Esto demuestra que el grupo está unido porque, por ejemplo, Schuler no juega y me abrazó, eso me reconfortó mucho”, culminó.

Más allá de cómo termine el campeonato, los jugadores merengues demostraron el cariño y afecto que le tienen a su director técnico cuando la pasaba mal. Es decir, están a muerte con él.

LEE ADEMÁS:

Comentarios