Foto: EPENSA

Árbitros: Sus perfiles, sus virtudes y sus defectos

129 réferis están inscritos en la CONAR y pitan en la Primera y Segunda División.

Escribe: Luis Aníbal Vizcarra

Los árbitros de fútbol también baten su propios récords. Y mientras a algunos les sirve a favor, a otros los perjudica. Las estadísticas nos muestran el perfil de cada réferi, el que cada fin de semana acude sin hinchas propios a dirigir un partido de fútbol, y que quieran o no, sí o sí ganará la crítica y también los insultos.

El variopinto torneo local nos advierte que día a día no hay árbitro que no haya escapado de los cuestionamientos, muchos de ellos han sido objetados por los dos equipos a los que dirigió. Pero qué tanto ayudan los jugadores a un mejor arbitraje?

Aquí les presentamos una relación de árbitros que más han dirigido en el campeonato Descentralizado, además de los réferis que más tarjetas amarillas mostraron y quienes más expulsaron jugadores a lo largo del torneo. Un aspecto que deben tomar en cuenta comando técnico, jugadores, y también los hinchas para opinar con fundamento o tomar sus precauciones.

Los que más pitaron

Entre los más rankeados de una serie de 33 fechas jugadas están Miguel "Bigotito" Santiváñez con 20 patidos dirigidos, seguido por Henry Gambetta, con 18 encuentros pitados. Otro que también dirigió 17 choques es Víctor Hugo Carrillo, el próximo árbitro del Sporting Cristal-Alianza Lima, postergado para el miércoles 25 en el mismo estadio Alberto Gallardo.

En ese orden: Santiváñez, Gambetta y Carrillo, son tres de nuestros árbitros de nivel FIFA. Es decir, lo mejorcito que tenemos. Que quede claro. Y estos responsables de impartir justicia cuentan con un perfil y una personalidad muy definida cuando están en el gramado de juego.

De cerca, con 16 partidos, es decir, la mitad de las fechas del campeonato están Luis Garay y Fredy Arellanos. Con quince encuentros, el moreno Fernando Legario se mete entre los árbitros que más partidos tienen en su haber.

Repartición de tarjetas

Las tarjetas amarillas son inherentes al trabajo arbitral. Precisamente y como es lógico, a más partidos, más posibilidades de mostrarlas.

En 139 ocasiones, Santiváñez tuvo que aplicarlas a los jugadores. Ya lo dijimos, en 20 partidos pitados. Un promedio de 7 por encuentro. Un tremendo "abusivo". Su sobrenombre debería de ser "Tarjetita". Se ve que los jugadores no colaboran mucho. Este año dirigió un clásico entre la U y Alianza Lima.

Gambetta también tiene lo suyo. Mostró 124 tarjetas amarillas en lo que va del año y tiene 16 rojas sancionadas. Si dirigió 18 partidos, entonces, es casi un expulsado por encuentro. Es evidente que este árbitro no tuvo partidos fáciles. Buen dato para los futbolistas: Henry Gambetta no es de hacerse problemas. Es otro que reparte tarjetas como para polladas.

El buen perfil

Sin el ánimo de ser ayayeros, ni nada parecido, entre los árbitros más equilibrados están Víctor Hugo Carrillo y Manuel Garay, el réferi que menos tarjetas rojas mostró en el año: tan solo 4, en 15 partidos dirigidos.

Carrillo equilibra las amarillas para no sacar las rojas. En 17 partidos sacó 78 amarillas y expulsó a 5.

El Doctor Garay ha sido cuestionado por muchos, pero se sabe manejar en un campo de fútbol. Utiliza las tarjetas amarillas en el momento justo y preciso. Así se evita de expulsar por doquier.

Eduardo Chirinos también tiene buen promedio. Dirigió 15 encuentros, enseñó 62 tarjetas amarillas y solo 4 rojas, al igual que el Doctor.

Los top 100

Fernando Legario es el abanderado. Quince partidos dirigidos, 100 tarjetas amarillas sentenciadas y 5 rojas.

Camino al Top 100 van Luis Seminario, Luis Garay, y también Fredy Arellanos.

El Patito Seminario dirigió 14 partidos, mostró 90 tarjetas amarillas y tiene 8 expulsiones de jugadores.

Luis Garay quiere copiar el estilo de su hermano Manuel, pero a veces se le escapa de las manos. En 16 partidos castigó con 92 tarjetas. En el último encuentro entre Unión Comercio y Real Garcilaso mostró 8 de éstas. Tiene un total de 7 expulsados.

Estas son las estadísticas de nuestros árbitros. Hay para todos los gustos. Ahora ya los puede criticar con base.

Comentarios