La emocionante confesión de Osorio tras golazo en triunfo de la 'U'

La emocionante confesión de Osorio tras golazo en triunfo de la 'U'

Además, reveló que el técnico merengue elogió su desempeño en la altura de Huancayo

Su nombre volvió a la palestra del festejo y de las portadas que hablan de un triunfo de Universitario. Sin duda, Anthony Osorio, con 20 años en la espalda, fue el personaje de esta historia crema de 9 partidos sin ganar y 16 encuentros sin que un delantero pueda anotar. Vaya que no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista con un golazo que ya quedó en la estadística. Tío, no sabes lo que fue. Es sacarse una gran presión de encima. Una mochila jodida de cargar, que el grupo necesitaba quitarse. Fue una jugada que siempre la practico en los entrenamientos, me salió un golazo. La verdad, tenía ganas de llorar en el festejo, empezó el diálogo con el Oso de Breña, natural de Ica, quien llegó a Lima para hacer feliz al pueblo crema. 

¿Fue uno de los goles que más gritaste? 

Puede ser por el momento. No ganábamos y la verdad que duele haber estado así. Uno deja todo en la cancha y a veces por pequeños errores perdíamos los partidos. Otro de los goles que más grité y festejé mucho fue en el clásico. 

¿Mostraron temple y personalidad? 

Lo fuimos a buscar como todos los partidos. El profe nos ha inyectado la actitud de buscar ganar en cualquier lado, salir a proponer. Es muy disciplinado tácticamente. En cada jugada, en los entrenamientos.

Fue la primera vez que juegas por fuera... 

Sí, con mayor trajín y sacrificio. Me da más espacio para correr, llegar y anotar. Físicamente estoy bien e incluso en Huancayo fui quien más corrió: 13 kilómetros en la altura.

Seguro saldrán a buscarlo en Huaraz... 

Vamos a jugarlo de la misma manera. Somos la U, un cuadro grande que siempre buscará ganar. Sport Rosario sabe jugar y en su cancha se hace fuerte. Tenemos lo nuestro para ganarlo de manera inteligente. Queremos sumar más puntos y salir de los problemas.

¿Ese es el camino correcto?

Indudablemente. Cuando los resultados se dan, la confianza crece y el optimismo está. Me dio gusto ver a mis compañeros festejar en el camarín, aunque a mí me tocó el antidoping. La gente está comprometida. Tenemos un gran grupo para dar más.

LEE ADEMÁS:

Comentarios