Gerardo Carpio

Gerardo Carpio

Hombres trabajando

Ricardo Gareca es un entrenador que no deja nada al azar. Sabe que está a un paso de llevar a un país a la gloria y no quiere dejar cabos sueltos. Cual mecánico de autos, arma bien la base de su equipo y se fija en cada detalle para que el engranaje de su motor principal funcione a la perfección durante el duelo del martes ante Colombia. Sus dos piezas vitales como son Paolo Guerrero y Christian Cueva, están realizando un trabajo minucioso durante estos días en la Videna, ya que son los llamados a ser los abanderados del gol en nuestra bicolor. El aportes que ambos han contribuído a lo largo de esta tediosa y extensa eliminatoria sudamericana ha sido primordial y para el DT, deben llegar enteros al partido ante los 'cafeteros' en el Nacional.

El 'Depredador' es la principal carta del gol del 'Equipo de todos'. Lo avalan los cinco goles que hasta el momento ha marcado en este proceso eliminatorio y es uno de los goleadores, junto a Edison Flores. Aunque no marca con el combinado patrio desde el 8 de junio de este año en el amistoso que se derrotó a Paraguay en Trujillo -y en eliminatorias desde el 29 de marzo, en el triunfo sobre Uruguay en Lima-, Paolo siempre será peligroso y puede aparecer en cualquier momento. No se ha conjeturado una 'Guerrerodependencia', pero es necesario que esté en el equipo. Más allá de sus dotes con el balón, su técnica en el área y su olfato goleador, Guerrero ha venido demostrando que es un líder nato e influyente en el resto de sus compañeros. Gareca lo está cuidando, bajándole las cargas de trabajo y eso es bueno si se le quiere en su 100% ante la Colombia de James, Falcao y demás.

Los mismo ocurre con Cueva. Su ventaja es no haber jugado ante los 'Albicelestes' -quedó suspendido tras el duelo ante Ecuador en Quito-, por que llega bien físicamente. Por tal motivo, el DT lo exige más en los entrenamientos, porque debe ser el conductor del juego en el centro del campo peruano. Sabemos muy bien de que su técnica y dominio de balón causa peligro en cualquier zaga rival, y el martes ante los colombianos no debe ser la excepción.

Tanto Guerrero, Cueva, Gareca y los 30 millones de peruanos son conscientes que restan 90 minutos para cumplir un sueño que no ocurre hace 36 años. Por eso, no se debe dejar nada al azar. A seguir trabajando, que todo el Perú lo apoya.