Juan Carlos Gambirazio

Juan Carlos Gambirazio

Más allá de Farfán y Ruidíaz

En su última entrevista para EL BOCÓN, Ricardo Gareca se refirió, una vez más, a la posibilidad de contar con Jefferson Farfán para los próximos partidos de la selección, pero también fue más allá y abordó las posibilidades que maneja, de acuerdo a las ausencias que tendrá que asimilar, de cara al duelo de agosto ante Bolivia en Lima.

Como se sabe, no solo Paolo Guerrero se perderá el partido, también quedaron inhabilitados Renato Tapia y Aldo Corzo. En el caso del último, es casi un hecho que será Luis Advíncula el encargado de colocarse por la banda derecha. En cuanto a Tapia en la contención, Gareca ha mencionado la posibilidad de contar con Pedro Aquino, la apuesta por la que cualquiera se hubiera jugado, incluso habló de la eventual presencia de Josepmir Ballón en ese sector. Pero lo que más llamó la atención fue que el argentino insinuara que Óscar Vílchez podría jugar de ‘6’ ante Bolivia. Las veces que lo tuvo como volante de contención quedó satisfecho y eso, sumado al hecho de que ‘Neka’ es uno de los convocados recurrentes de este grupo, harían que el argentino decante por el volante aliancista. Lo que llama la atención es que Vílchez tiene mucho más fútbol que marca, a diferencia de Aquino y el propio Tapia, algo que no hace más que constatar que ante Bolivia la propuesta será ofensiva, siempre teniendo claro que resulta prematuro hablar de ese partido.

En otro momento, Gareca comentó que ya había conversado con Carlos Zambrano y que su actitud era de las mejores. Respecto a Zambrano existe un tema que no fue del todo aclarado, al menos no por Gareca ni el propio defensa del Rubin Kazan. Es el único jugador que, a pesar de mantener una continuidad, dejó de ser convocado. Se habló mucho al respecto, hubo versiones que hablaban de indisciplina, falta de compromiso y actitudes que habrían llevado a DT a dejarlo de lado. El hecho de que Zambrano deje de ser llamado a pesar de jugar reforzaba la hipótesis. Ahora el seleccionador confirma que hubo un contacto y, de aquí a agosto, no sería raro un llamado.

Finalmente, una vez más, volvemos a Jefferson Farfán. Hace poco Gareca dijo que se trataba de un “ídolo de la selección”, ayer comentó que se trata de un “estandarte de Perú”, una postura mucho más generosa si es comparada con aquella que hablaba de un jugador que ya no se sentía parte de la selección, según palabras del propio técnico. Las declaraciones del ‘Tigre’, que de alguna manera cierran este periodo de selección, hablan de un grupo compacto y sólido que podría echar mano de algunos elementos conocidos, pero que estarán obligados a amoldarse al ritmo de trabajo que hoy se mantiene. Los amistosos que se jugarán en los próximos meses nos darán más indicios sobre lo que Gareca tiene pensado para nuestra selección.

Etiquetas