España hizo lo propio con Macedonia, y lo goleó cuatro a cero.

Álvaro Morata salió sentido del partido de España ante Macedonia

España hizo lo propio con Macedonia, y lo goleó cuatro a cero.

Álvaro Morata no pudo acabar el partido de España ante Macedonia en el estadio Nuevo Los Cármenes de Granada, tras sufrir un fuerte golpe en el minuto 46 en una acción de remate en la parte posterior de su pierna derecha, que le hizo dejar su sitio a la hora de partido a Aritz Aduriz.

El seleccionador Julen Lopetegui confirmó que el cambio de Álvaro Morata fue por el golpe que recibió nada más arrancar la segunda parte y tras la primera exploración, los médicos de la Roja confían en que simplemente sea el golpe y pueda estar disponible para jugar el martes ante Inglaterra en Londres.

"Ha tenido un golpe pero se ha quedado en eso", aseguró en rueda de prensa Lopetegui. "No creo que sea nada importante", añadió. Morata jugó varios minutos con una clara cojera y está pendiente de evolución. 

España suplió con eficacia las numerosas bajas que sufría ante Macedonia, a la que goleó bajo el influjo de David Silva (4-0), con una conexión letal con Vitolo, que empujó a una mejoría de imagen en una gran segunda parte, para mantener el liderato del Grupo G, que queda en un pulso con Italia.

España se mantiene firme en su camino al Mundial de Rusia. Busca Lopetegui variantes ante esquemas similares de cada uno de sus rivales. Las variaciones tácticas respecto a la última etapa de Vicente del Bosque se plasman con mayor agilidad, pero España no dio ante Macedonia con la tecla de inicio. Jugó a impulsos, le faltó velocidad por momentos y presencia ofensiva en los últimos metros en el primer acto. En la segunda mitad, con el desgaste del rival, encontró el camino liderado por Silva.

La defensa de cinco de Macedonia representaba un examen repetido para la Roja. En esta ocasión, decidió atacar Lopetegui con laterales. Carvajal y Monreal eran los elegidos para desequilibrar con sus apariciones ofensivas. Las bajas condicionan a España. Con Nacho firme en defensa, Bartra intentando tapar las carencias por altura en el juego aéreo por los indiscutibles Sergio Ramos y Piqué, más Thiago al mando en lugar de Iniesta.

LEE ADEMÁS:

Comentarios