El Boconcito

Con el fútbol los niños desarrollan sus lazos afectivos

El rol de los entrenadores en los menores es tan importante como el que cumplen los padres de familia

Con el fútbol los niños desarrollan sus lazos afectivos

Oído a la música. La práctica del fútbol supone una gran oportunidad para desarrollar lazos afectivos y permite potenciar en el niño el desarrollo de otros puntos de vista “ponerse en el lugar del otro” que es una habilidad difícil de desarrollar en otras esferas. Las consecuencias positivas de la participación en el fútbol base tienen más que ver con la calidad de las relaciones sociales que se producen en el contexto deportivo que con la competición en sí misma. Según estudios, también pueden generar en los niños imágenes distorsionadas del deporte y el ejercicio, hasta llegar a incorporar conceptos de sí mismos como personas incapaces para la práctica deportiva, valoración que podría hacerse extensiva a otras esferas de la vida.

El trabajo en equipo se basa en 3 elementos: Confianza, Cooperación y Compromiso. Para conseguir estos objetivos cada elemento del triángulo deportivo: Jugador-Entrenador y Padres deben estar alineados con los deseos de los niños: Jugar para divertirse. Por otro lado se entiende que el objetivo del deporte es educar, el mismo objetivo que el de los padres, entonces ¿dónde radica la diferencia? El rol del entrenador es educar a través del movimiento para potenciar destrezas psicomotrices y en la dinámica de grupo potenciar valores de lealtad, compañerismo, justicia, valor, esfuerzo, entre otros. Además de enseñar una serie de bases motrices que un niño de la categoría benjamín todavía necesita ajustar: salto, carrera, lanzamiento y tiro.

Por otro lado, el rol de los padres en el fútbol base se entiende como educadores a través del comportamiento. Estudios relacionados señalan que las actitudes y comportamientos de los espectadores en competiciones infantiles pueden modificar:

La autopercepción del jugador: Relación entre el cómo me veo a mi mismo y la calidad de ánimo que reciben de sus padres en los partidos.

Los papás y mamás influyen en la percepción de la información y la forma de procesarla: lo que es bueno y malo, lo que es justo de lo que no lo es, la percepción ante el árbitro, ante los compañeros de los otros equipos, etc.

La Motivación. Si el clima está focalizado al aprendizaje/ diversión se asociará con esfuerzo. Actitudes y comportamientos de gran disfrute se asocia con baja presión de los padres. 

Los ánimos de los padres: tienen efectos de amortiguación en situaciones negativas. Gran presión por parte de los padres se asocia con respuestas afectivas negativas y estados de ansiedad precompetitiva.

// Másinformación


Etiquetas